Cabeza de Messor



En esta foto podemos ver la cabeza de un individuo "major" de Messor barbarus fijada a la pata de un Akis acuminata. Estas hormigas son llamadas popularmente hormigas cosechadoras, al igual que otras hormigas de costumbres similares construyen "vertederos" a la entrada o en las inmediaciones de sus hormigueros, donde arrojan todos los restos vegetales que no le sirven para su despensa, fundamentalmente cubiertas de las semillas. 

Los Akis, al igual que otros tenebriónidos suelen frecuentar estos vertederos donde encuentran alimento. En ocasiones, las hormigas se ven amenazadas por estos coleópteros acorazados y deciden atacar. Puede darse la circunstancia, como es el caso, de que algunas de las hormigas implicadas pierdan la vida, dejando su cabeza como recordatorio en la pata de su oponente. 

La potencia de la mordedura de la hormiga es tal, que persiste mucho tiempo después de muerta. No es de extrañar que en algunas culturas indígenas de África o Sudamérica se hayan aprovechado estas características, empleando diferentes especies de hormigas de gran tamaño para realizar suturas quirúrgicas. Para ello, colocan una gran "hormiga soldado" sobre la herida, al morder esta hormiga los bordes de la herida, a continuación, se elimina el cuerpo con un giro quedando la cabeza sujeta a modo de grapa, como se muestra en la película Apocalypto de Mel Gibson.

Viuda negra


Latrodectus tredecimguttatus

La viuda negra europea pertenece a la especie Latrodectus tredecimguttatus de la familia Theridiidae. Se trata de un pariente cercano de la conocida viuda negra que vive en América (L. mactans), de hecho, algunos autores las consideran dentro de la misma especie. Recibe el nombre de “viuda” por la costumbre de la hembra de devorar al macho tras la cópula.

Tiene una distribución muy amplia que abarca la región circunmediterránea y Asia central, Canarias, Norte de África, etc. en la Península Ibérica la encontramos en varias comunidades autónomas: Cataluña, C. Valenciana, C. la Mancha, Murcia, Andalucía, Galicia, Asturias y Aragón, así como en Portugal.

Latrodectus tredecimguttatus
El cuerpo de esta araña mide alrededor de un centímetro en las hembras, siendo los machos de menor tamaño (5mm). Suele ser de color negro brillante con un dibujo típico en el opiostoma (abdomen) de la hembra de 13 manchas rojas que pueden estar bordeadas de blanco o crema. El diseño de las manchas puede variar considerablemente entre unos ejemplares y otros, e incluso, pueden desaparecer por completo en algunos de ellos.

Suelen construir el nido entre la vegetación baja. Se trata de una especie de tienda de campaña de seda que la araña teje para protegerse en su interior y donde pueden verse los restos de sus presas, normalmente exoesqueletos de grandes escarabajos y otros insectos. De este nido, emergen unas estructuras que la araña utiliza como zonas de captura, los insectos que chocan en ella quedan adheridos y rápidamente la araña los envuelve con seda y los paraliza con su picadura. En ocasiones, podemos encontrar esta especie bajo piedras, maderas y otros materiales, e incluso, dentro de edificaciones, y casi en cualquier lugar seco donde tenga refugio y alimento.

Las hembras realizan 7-8 puestas al año, entre junio y octubre, separadas en el tiempo de 1 a 3 semanas. Cada puesta consta de entre 84 y 452 huevos protegidos por una ooteca de seda de unos 15 mm de diámetro. De todos estos huevos, muy pocas crías llegarán a la edad adulta. Las poblaciones suelen presentar grandes fluctuaciones de unos años para otros sin conocerse las causas.

De todos es conocido que el veneno de la viuda negra es potencialmente peligroso para grandes mamíferos, incluido el ser humano. La viuda negra europea, a pesar de tener un veneno potente, aunque menos tóxico que su pariente, rara vez ocasiona daños mas allá de unas pústulas alrededor de la picadura, dolor, taquicardia, espasmos, etc. los síntomas de la picadura pueden variar notablemente dependiendo de la cantidad de veneno, las razas geográficas o la estación del año, así como al edad o estado físico de las personas, siendo los niños los más sensibles.

Steatoda paykulliana
También es conocido que debido a los hábitos tan tímidos y tranquilos de esta araña, a pesar de vivir en ocasiones dentro de nuestras propias casas sin nosotros tan siquiera saberlo, no suelen darse muchos casos de picaduras, y no se le conocen víctimas mortales.

En España contamos con otra especie del mismo género, Latrodectus lilianae que se distingue a simple vista por su tamaño ligeramente mayor y por el diseño de su dibujo abdominal. Otra especie con la que la gente confunde a la viuda negra es Steatoda paykulliana una araña perteneciente a la misma familia, de menor tamaño, más abundante y con veneno menos potente.

Nueva localidad y planta nutricia para Chrysobothris dorsata

Ejemplar adulto

El insecto de la foto es Chrysobothris dorsata (Fabricius, 1787), un coleóptero de la familia Buprestidae. Es originario de África donde se alimenta principalmente de madera muerta de varios arbustos del género Acacia y probablemente de otras especies de leguminosas.

Ejemplar emergiendo
Hasta la fecha solo se conocían 3 citas de la especie en la Península Ibérica, concretamente en las provincias de Málaga, Valencia y Sur de Portugal. Gracias a fotos publicadas en la Web Biodiversidad Virtual y determinadas en su momento por Antonio Verdugo, se ha podido constatar la presencia de este insecto en otras zonas de Valencia y Castellón. Alimentándose en madera muerta de cítricos y algarrobos.

En Julio de 2012, encontré un almez (Celtis australis) muerto en el arbolado viario de Guadalupe, una pedanía de Murcia, de la que pude extraer y fotografiar diversos ejemplares, también muertos muertos, de la especie. Lo que implica un aumento considerable para su área de expansión y una nueva planta nutricia para las larvas de este coleóptero.

La llegada esta especie a la península, probablemente ha sido de manera accidental por tráfico marítimo en puertos comerciales. De los nuevos datos obtenidos, podemos deducir que el insecto se está adaptando a nuevos ambientes y colonizando nuevas áreas.

BIBLIOGRAFÍA

Berberomeloe insignis



El insecto de aspecto curioso que os presento es conocido como Aceitera real o Carraleja, su nombre científico es Berberomeloe insignis (Charpentier, 1818). El nombre de aceitera le viene dado por su método de defensa que consiste en expulsar unas gotas de un líquido aceitoso de sabor desagradable cuando se le molesta. Son coleópteros de la familia Meloidae.

Es muy similar en aspecto al otro miembro de su género, Berberomeloe majalis (antiguamente era considerada una simple “variedad” de esta) de la que se diferencia fácilmente por su mayor tamaño, la ausencia de líneas rojas en el abdomen y la presencia de unas manchas rojas en las sienes. A nivel más detallado podemos diferenciarlos por la forma del pronoto y de las antenas.

El hecho de que fuese cuestionado su valor taxonómico se debió a la escasez de material para su estudio. No fue hasta 1.998 cuando se realizó una revisión del género y volvió a revalidarse como especie válida.

Se trata del coleóptero de mayor tamaño de Europa, puede alcanzar 8 centímetros superando a Cerambyx cerdo o Lucanus cervus que rara vez superan los 6 cm.

Esta especie es un endemismo del sureste ibérico semiárido, solo podemos encontrarla en las provincias de Almería, Murcia y Granada, siendo sus territorios muy escasos y muy amenazados por la presión urbanística y los cambios en los usos del suelo (urbanizaciones, campos de golf, etc.) y en los sistemas agrícolas (invernaderos), cada vez más intensivos y por lo general, menos respetuosos con el medio ambiente.

Sigue siendo una especie poco estudiada y si bien, sabemos que sus larvas parasitan diferentes abejas solitarias, aunque no sabemos con exactitud cuales son estas especies. En estado adulto se alimentan de hojas y flores de plantas bajas, ha sido citada alimentándose de flores de Convolvulus sp., y como vemos en la foto, también consumen las flores de Gladiolus sp.

Berberomeloe insignis está catalogada como especie VULNERABLE B1 ab (ii,iii,iv) por la UICN. Vive en terrenos muy secos con formaciones de tomillar y monte bajo sin cobertura arbórea o ésta muy escasa.

Actualmente no existen medidas de conservación de esta especie. Es necesario realizar estudios poblacionales para establecer áreas de reserva conectadas entre si por corredores biológicos en los que no se empleen productos fitosanitarios. Sería interesante además, el conocer las las especies a las cuales parasita para evaluar la salud del ecosistema en el que viven.