Moluscos de la Acequia del Rey de Villena

Vista de la Acequia del Rey
La Acequia del Rey es una obra hidráulica que se ejecutó en 1803 para la desecación de la laguna de Villena, mide unos 10 Km y desemboca en le Río Vinalopó.

La antigua laguna de Villena albergó una biodiversidad espectacular, en parte recogida en el "libro de la caça" del infante Don Juan Manuel. y otros estudios posteriores, aunque a nivel de invertebrados la bibliografía escasea. En la actualidad, la acequia del Rey tiene un alto grado de contaminación y por ello han desaparecido la mayoría de la especies que allí habitaban.
Concretamente fueron hallados en los sedimentos extraídos del fondo de la acequia
del Rey, de 10 km de longitud, que desemboca en el río Vinalopó y que fue construida en
1803 para canalizar las aguas en el proceso de desecación de la laguna,
Concretamente fueron hallados en los sedimentos extraídos del fondo de la acequia
del Rey, de 10 km de longitud, que desemboca en el río Vinalopó y que fue construida en
1803 para canalizar las aguas en el proceso de desecación de la laguna,

En un muestreo realizado en 2015 sobre los lodos extraídos del fondo de la acequia en unos trabajos de dragado, se pudieron encontrar los restos de diversas especies de moluscos acuáticos que allí vivieron. Hasta la fecha han podido determinarse (gracias a los expertos en mollusca de biodiversidadvirtual.org) las siguientes especies.


Datos interesantes:

13 especies de caracoles dulceacuícolas determinadas hasta ahora.

Bulinus truncatus Es la primera cita de esta especie para la Comunidad Valenciana y probablemente esta población esté extinta. Este hallazgo dio lugar a la publicación del siguiente artículo.

Potamopyrgus antipodarum Especie invasora, es la única especie que se ha encontrado viva en la actualidad.

Cerastoderma glaucum Berberecho, es una especie marina que parece que mantuvo una población abundante en la laguna de Villena (a mas de 50Km del mar Mediterráneo).

Aspecto de los sedimentos estudiados

Plantas en el estípite

Brachychiton populneum
Este trabajo se centra en un estudio de las diferentes especies de plantas que crecen de forma epífita sobre los estípites de las palmeras canarias (Phoenyx canariensis) del Campus Universitario de Espinardo (Universidad de Murcia).

El trabajo consistió en una revisión de cada individuo determinando todas las especies vegetales que crecían sobre el mismo.

La peculiar constitución del estípite de las palmeras canarias posibilita una gran cantidad de huecos rellenos de materia orgánica donde pueden germinar las semillas de otras plantas y desarrollarse como si de un macetero se tratase.

Ficus elastica
Las plantas encontradas podemos dividirlas en 3 grupos dependiendo del modo de dispersión de sus semillas. En primer lugar tenemos aquellas que sus frutos o semillas poseen estructuras que les permiten ser transportadas por el viento para colonizar nuevos substratos (anemocoria), en segundo lugar, aquellas cuyas semillas, una vez maduras caen al suelo sin más (barocoria) y aquellas plantas que presentan frutos más o menos carnosos que son ingeridos por las aves u otros animales (zoocoria) expulsando las semillas en sus excrementos lejos de la planta progenitora. Son estas últimas las que más abundan en este tipo de medios poco ortodoxos. 

El futuro de las plantas germinadas en este tipo de ambiente depende de cada especie en particular. Cuando se trata de especies herbáceas, normalmente pueden completar su ciclo biológico sin problemas, sin embargo, cuando se trata de especies leñosas, no siempre son capaces de desarrollarse completamente, especialmente en el caso de especies arbóreas que vivirán en la palmera una serie de años, a veces relegadas a formas tipo “bonsai” en el mejor de los casos o muriendo cuando su tamaño es excesivo para el espacio disponible para sus raíces.

En el total del muestreo se han encontrado ejemplares de las siguientes especies, ordenadas por familias:


Anacardiaceae
Pistacia lentiscus
Schinus molle


Caprifoliaceae
Lonicera japonica

Chenopodiaceae
Chenopodium album

Compositae
Conyza sumatrensis
Crepis vesicaria
Helychrysum stoechas
Sonchus tenerrimus
Senecio vulgaris


Euphorbiaceae
Mercurialis annua

Leguminosae
Acacia saligna

Liliaceae
Asparagus horridus

Moraceae
Ficus carica
Ficus elastica
Ficus microphylla

Palmaceae
Phoenyx canariensis

Pinaceae

Pinus halepensis

Solanaceae

Solanum luteum

Sterculiaceae
Brachychiton populneum

Rhamnaceae
Rhamnus alaternus

Urticaceae

Parietaria judaica

Verbenaceae
Lantana camara

El picudo de las piteras campa a sus anchas en Villena

El picudo negro de las piteras (Scyphophorus acupunctatus Gyllenhal, 1838) es una especie americana introducida y frecuente en las costas de la provincia de Alicante, Murcia, Valencia, Barcelona, etc. desde 2007. Desde hace aproximadamente un año, es ya un integrante más dentro de la entomofauna villenera.

El insecto ha aparecido ya en diversas zonas de Villena, "Los Cabezos", "Miramontes" o "Peña Rubia" entre otras, acabando con diversas piteras (Agave americana) cultivadas o asilvestradas.

Ejemplares de Scyphophorus acupunctatus.
Foto: David Molina Molina
Para saber más sobre la especie:
  1. En el Blog de Krispy Yamaguchy.
  2. David Molina Molina (2013). Contribución al conocimiento de la distribución actual de la especie invasora Scyphophorus acupunctatus Gyllenhal, 1838 (Coleoptera: Dryophthoridae) en la Península Ibérica. Revista Gaditana de Entomología, Vol. IV, nº 1. pag. 11-16. VER PDF.

Cabeza de Messor



En esta foto podemos ver la cabeza de un individuo "major" de Messor barbarus fijada a la pata de un Akis acuminata. Estas hormigas son llamadas popularmente hormigas cosechadoras, al igual que otras hormigas de costumbres similares construyen "vertederos" a la entrada o en las inmediaciones de sus hormigueros, donde arrojan todos los restos vegetales que no le sirven para su despensa, fundamentalmente cubiertas de las semillas. 

Los Akis, al igual que otros tenebriónidos suelen frecuentar estos vertederos donde encuentran alimento. En ocasiones, las hormigas se ven amenazadas por estos coleópteros acorazados y deciden atacar. Puede darse la circunstancia, como es el caso, de que algunas de las hormigas implicadas pierdan la vida, dejando su cabeza como recordatorio en la pata de su oponente. 

La potencia de la mordedura de la hormiga es tal, que persiste mucho tiempo después de muerta. No es de extrañar que en algunas culturas indígenas de África o Sudamérica se hayan aprovechado estas características, empleando diferentes especies de hormigas de gran tamaño para realizar suturas quirúrgicas. Para ello, colocan una gran "hormiga soldado" sobre la herida, al morder esta hormiga los bordes de la herida, a continuación, se elimina el cuerpo con un giro quedando la cabeza sujeta a modo de grapa, como se muestra en la película Apocalypto de Mel Gibson.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...