Populus x canescens



Posiblemente se trate de uno de los chopos autóctonos de nuestra península con un porte más elegante. El álamo cano está considerado por muchos autores como una especie que se originó por un híbrido natural y espontáneo entre dos taxones, el álamo blanco (Populus alba) y el temblón (Populus tremula).

El Populus x canescens llamado vulgarmente como chopo bastardo o álamo bastardo, es una especie relativamente rara propia de algunos tramos de montaña de nuestros bosques de ribera. Se diferencia fácilmente del álamo blanco, con el que se le podría confundir por su parecido, porque los pecíolos de sus hojas se encuentran comprimida lateralmente, y porque sus hojas son glabras, ya que rápidamente pierden el tomento que las recubre cuando comienza a brotar, mientras que en Populus alba, se mantiene en el envés de las hojas hasta que caen en otoño.

El álamo cano era considerado en la antigüedad como un árbol sagrado relacionado con la vida eterna por la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo, conocidos por todos como los Caballeros Templarios, que lo plantaban allá donde se establecían, no es de extrañar que la mayoría de las poblaciones que hoy podemos encontrar en la naturaleza de nuestros ríos y barrancos, descienden de los ejemplares que fueron plantados por esta orden militar cristiana.

La arboleda que os quiero presentar se encuentra en el corazón de la Sierra de Mariola, en el nacimiento del Río Vinalopó. En este paraje aparece como especie dominante en algunos tramos de la cabecera del río, destacando en el paisaje por sus troncos completamente rectos de corteza blanca y brillante, pudiéndose encontrar algunos ejemplares adultos muy interesantes. En otros tramos aparece mezclado con otros chopos (Populus nigra y P. x canadensis), fresnos de flor (Fraxinus ornus), sargas (Salix atrocinerea) y resistiendo algún ejemplar joven de olmo común (Ulmus minor), y abundante sotobosque.

El cultivo de ésta especie como árbol ornamental no está apenas extendido pese a sus numerosas virtudes como son la resisténcia y rusticidad que puede presentar cualquier otra especie de chopo, el rápido crecimiento y su destacable valor estético muy superior a otros álamos, especialmente en primavera con sus brotaciones de color verde pálido y su cromatismo otoñal en distintas tonalidades del amarillo. Su escaso uso,  probablemente se puede achacar al desconocimiento del gran público y de la mayoría de profesionales del sector de la jardinería, el paisajismo y la viverística.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola David.
mira, quiero plantar este alamo fuera de mi casa pero no quiero el que tira esa pelusa molesta. ¿este es el que NO tira de esa pelusa?

de antemano gracias.

Atte. Igor L.

DAVIDACHO dijo...

hola, la pelusa de los chopos, es un mecanismo de dispersion de las semillas. los chopos así a votepronto te diría que son todos dioicos, es decir, ejemplares macho y ejemplares hembra, (tendría que consultar por si hay excepciones)
por tanto, plantando un ejemplar macho de la especie que sea, no producirá pelusa.

saludos.