Momias


Sufrir un ataque de parásitos internos es algo que no le gusta a nadie, y menos si estos parásitos te producen la muerte tras consumir todos tus órganos internos y líquidos corporales. Las interrelaciones entre las diferentes especies de insectos son casi siempre asombrosas, en ocasiones son ciertamente crueles y macabras, pero necesarias como todos los procesos naturales.

Los áfidos o pulgones son unos insectos conocidos por todos, en ocasiones forman colonias numerosas o poseen vivos colores, otras pueden inducir la formación de agallas, afectar a los brotes tiernos, hojas o incluso en troncos y ramas gruesas o en frutos. Todos los áfidos tienen en común su aparato bucal en forma de estilete que les sirve para perforar las cutículas de plantas tanto silvestres como cultivadas para alimentarse de savia, y es por eso que muchas especies de pulgón están consideradas como plagas o especies perjudiciales para la agricultura.

El pulgón que aparece en la fotografía es Uroleucon sonchi, una especie que se alimenta de plantas herbáceas del género Sonchus. Normalmente esta especie tiene un color rojizo, sin embargo en la foto aparece de color blanquecino, esto es porque se trata de una “momia”, es decir, un pulgón parasitado por un himenóptero, avispillas cuyas larvas se desarrollan dentro del cuerpo de los pulgones alimentándose de sus jugos. Estas avispas son solo uno de los múltiples depredadores con los que cuentan los áfidos, entre los que destacan los coccinélidos, las conocidas mariquitas, cuyas larvas y adultos consumen gran cantidad de pulgones, las larvas de crisopa o de sírfidos (moscas cernícalo) también se alimentan de áfidos y son especies muy conocidas y utilizadas cada vez más para lucha biológica en la agricultura.

2 comentarios:

KISSY dijo...

Gran explicación de algo tan inapreciable como un pulgón en un huerto.
Una de las conclusiones de tu articulo es que ningún ser vivo es prescindible en la naturaleza.
Aunque la mayoría nos obsesionemos en tener un huerto libre de cualquier parásito.

Montse dijo...

Interesante y al mismo tiempo asombroso el saber algo sobre estos insectos y la cadena alimentaria ¡cuántas cosas se escapan a nuestros conocimientos!. En jardinería el pulgón es un enemigo que conviene eliminar, así que los jardineros también somos sus depredadores,jeje...

Un saludo.