Grillotopo



El grillotopo o alacrán cebollero (Gryllotalpa gryllotalpa), es un Ortóptero, del mismo orden que grillos y saltamontes, es el único representante de su familia (Gryllotalpidae), está extendido por casi toda Europa, aunque parece estar en regresión por el empleo de plaguicidas en la agricultura, aunque cabe pensar que debido a sus hábitos, el grillotopo pase desapercibido en muchas áreas.

Perfectamente adaptado a una vida subterránea, posee unas patas delanteras completamente transformadas en unas útiles herramientas para la construcción de galerías, la forma de su cuerpo, muy robusto y compacto y casi totalmente revestido por pelos finos, le posibilita unos movimientos ágiles por el interior de sus túneles. Sus alas anteriores están algo atrofiadas, pero las posteriores están completamente desarrolladas, permitiendo a los adultos realizar vuelos más bien torpes.

Los machos de esta especie cuando "cantan" se colocan en la entrada de sus galerías con el abdomen fuera para proyectar mejor el sonido que producen, al igual que otros grillos frotando sus alas una contra otra. La hembra construye un nido bajo tierra donde pondrá entre doscientos y trescientos huevos y al contrario que la mayoría de insectos que abandonan los huevos a su suerte, en esta especie, la madre cuidará de ellos y de los jóvenes recién nacidos su primer mes de vida, hasta que sepan defenderse por si mismos, momento en que abandonarán el nido. Las ninfas (como el ejemplar de la foto) no llegarán a ser adultas hasta pasados uno o dos inviernos desde su nacimiento.

Este insecto es difícil de ver por sus hábitos subterráneos, en determinadas ocasiones puede ser encontrado fuera de la tierra, salen a la superficie cuando sus túneles están inundados, aunque no es frecuente verlos. Resulta más frecuente detectar su presencia por sus daños a la agricultura, este insecto que se alimenta fundamentalmente de larvas de otros insectos, puede consumir raíces y bulbos de plantas, no desprecia obviamente las de las plantas hortícolas, pudiendo hacer desaparecer el cepellón completo de muchos plantones ocasionando su muerte, un daño que puede ser asumido si tenemos en cuenta que elimina gran cantidad de insectos perjudiciales para el cultivo y que airea el suelo mediante sus túneles.

1 comentario:

KISSY dijo...

Cuando llegan las noches calurosas de verano, mi pequeña huerta se llena de estos insectos que no paran de hacer ruido durante toda la noche. Al acercarse dejan de hacer ruido, pero con paciencia y una linterna es posible localizar sus galerias. Una vez localizada si tiras un poco de aceite de oliva salen rapidamente de la galeria y es posible cogerlos( yo tenia un pato que le encantaban). Aunque su ruido es molesto y producen algunos destrozos en cebollas, rabanos y otras hortalizas las noches de verano no serian lo mismo sin ellos.