Libélulas en mi estanque



Uno de los privilegios de poder contar con un estanque en el jardín, es el hecho de que resulta un reclamo importantísimo para la fauna, tanto los mamíferos que acuden a beber, las aves que aprovechan para darse un baño y los anfibios que se reproducen, son solo una pequeña parte de la vida que albergan.

Infinidad de insectos encuentran es este medio artificial o semi-natural, según se mire, su lugar idóneo para la reproducción. Dípteros, tricópteros, efímeras, notonectas o chinches de agua son solo algunos ejemplos, pero destacan por encima de todos ellos la presencia de las libélulas, todo un espectáculo de colores y vuelos acrobáticos y maniobras aéreas.

En mi estanque desde su creación, he podido constatar el aprovechamiento como lugar para la cría de una serie de odonatos, todos ellos anisópteros, es decir, libélulas verdaderas, pues por el momento no ha aparecido ningún caballito del diablo (zigóptero). En concreto, estamos hablando de 8 especies seguras que citaré a continuación:


Aeshna mixta


Crocothemis erythraea


Orthetrum brunneum


Orthetrum coerulescens


Sympetrum fonscolombii


Sympetrum vulgatum


Sympetrum striolatum


Trithemis annulata

4 comentarios:

KISSY dijo...

Las libelulas en un estanque denotan que en el hay vida. Su labor es mantener a ralla a los mosquitos haciendonos un gran favor en verano.
Siempre me ha gustado observarlas en las tardes de verano en mi balsa.

Jara Garcia dijo...

Yo siempre he pensado que las libélulas son el prototipo natural de los helicópteros, aunque éstos son una mera copia de ellas, las cuales son perfectas, como todo lo que diseña la natualeza.
Muchos besos.

Anónimo dijo...

Te felicito. es muy dificil fotografiar una libelula (viva)

Ferlynx dijo...

De casulidad he descubierto tu blog, me gusta esta entrada y tus fotos, me apunto, saludos.