El bosque, un todo

Esto que vemos en la foto es un tocón de Pinus nigra ssp. salzmannii situado en Penyagolosa y que fue talado pero consiguió formar un labio cicatricial. En condiciones normales, éste fenómeno no se produce en pinos cortados, y sus tocones mueren rápidamente.

El proceso de formación del labio cicatricial, tiene como objetivo el de cubrir las heridas que se producen en el árbol. Se trata de un crecimiento de las células del cambium que se encuentran entre la corteza y la madera y que tienen la función de crear nuevas células para el crecimiento de la planta, son las que forman los anillos anuales del tronco. Cuando se produce una agresión como puede ser una rotura de una rama, podas, etc, las células del cambium comienzan a dividirse rápidamente y forman lo que se conoce como callo, labio, o madera de reacción.

En un bosque, en ocasiones, los árboles están conectados unos con otros a través de sus raíces, que se fusionan originando injertos espontáneos garantizándole al individuo una serie de ventajas como una mayor superficie de suelo explorada, un mejor anclaje, y mayor resistencia en general. Esta característica es la que explica la foto que os mostraba.

El hecho de que los árboles del bosque crezcan unidos por las raíces, tiene que hacernos entender y percibir el bosque no como una serie de árboles individuales que crecen juntos, sino como un todo, y que cualquier actuación sobre una de sus partes, puede afectar a la totalidad del conjunto.

2 comentarios:

Miriam dijo...

Hola David; he mirado tu blog por encima y me ha parecidio muy interesante, de verdad, buen trabajo!!!

Davidacho dijo...

Hola Miriam, gracias por pasarte por aqui, he visto que tienes un blog, a ver si te animas a escribir algo.

un besico.