La balsa de la Dehesa ayer y hoy

Enclavada en la Sierra de Espadán, podemos encontrar un rincón que destaca por su geología, su historia y su biodiversidad, se conoce como La Dehesa de Soneja y fue declarada Paraje Natural Municipal en Noviembre de 2002.

La vegetación está compuesta por alcornoques y pinares de repoblación de pinos piñoneros y rodenos, y cuyo punto de máximo interés es una laguna endorréica conocida como Balsa de la Dehesa. Esta balsa está incluida en el Catálogo de Zonas Húmedas de la Comunidad Valenciana desde el año 2002, dentro de la categoría de lagunas y humedales de interior.

Sus aguas son dulces y de pH ácido y presentan abundante vegetación. Entre la fauna que podemos encontrar en este espacio, pueden encontrarse citas sobre la presencia del sapo de espuelas (Pelobates cultripes) y el gallipato (Pleurodeles waltl), ambas consideradas como especies vulnerables por el Catálogo Valenciano de Especies Amenazadas. En el tema botánico hay que destacar la presencia de Marsilea strigosa y de Polygonum amphibium.

La laguna se sitúa sobro areniscas triásicas muy compactas, por debajo de las cuales se desarrollan margas arcillosas que impermeabilizan el suelo. La depresión del terreno se debe a la erosión de las zonas menos resistentes de margas que dio lugar a la formación de dolinas, estas se llenaron de agua por la escorrentía de las lluvias.

Dependiendo de la pluviometría anual, la balsa puede contener agua todo el año, o bien, desecarse en verano como ha ocurrido este año, este suceso ofrece una visión muy contrastada a como podíamos encontrarla el año pasado por estas fechas.

Junio de 2008


Junio de 2009

2 comentarios:

verónica dijo...

estaba más bonita llena que vacía

Davidacho dijo...

claro, pero es su ciclo natural. de todas formas ya viste que vida seguia habiendo, los sapitos saltando y eso.